Lejos de las imágenes mediáticas del alto nivel, hemos querido descubrir la montaña en un país lejano y mítico, el Perú. Durante un año entero, ha sido preciso documentarse, encontrar esponsores, organizar los desplazamientos, recolectar el material y miles de cosas más y, sobre todo, anticipar las dificultades.
La Cordillera Blanca, macizo montañoso en el centro del Perú, es sin duda una de las más fascinantes cordilleras. Pocas ofrecen mayor variedad de nevados con formas fantásticas, con aristas tan finamente recortadas.

Artesonraju
Cuzco, catedral
Machu Pichu
indiecitas
La subida a la cumbre sur del Nevado Huascarán (6769 m) fue nuestro principal objetivo. Cumbre de estas montañas y la más alta en una zona tropical, la cuarta cumbre del continente americano se escaló por primera vez en 1932.
La subida al Nevado Alpamayo (5947 m), montaña prestigiosa con forma de animal prehistórico y cuyos colores, a la puesta del sol, hacen soñar a más de un alpinista, será el segundo objetivo. Pero antes, tendremos que aclimatarnos escalando dos cumbres más fáciles aunque también muy interesantes : los nevados Urús (5340 m) e Ishinca (5530 m)
Si quieres interrumpir el viaje
haz clic aqui

Gracias por tu visita y hasta pronto